“La Voz Interior: Esa guía que el ruido exterior no nos deja escuchar”

Madrid, a 32 días de la cuarentena

Por Verónica Guzmán
Periodista / Mirando en mi interior
Estos días tan inéditos, convulsos, son apropiados para hacer esas cosas que siempre anhelamos, pero que, por falta de tiempo, dejamos atrás.
Parte del tiempo de cuarentena lo he dedicado a escribir, organizar mis blogs, y gracias a una “Angelita” también a mirar películas de Disney. Es algo que me gusta, siento que recargo de buenas energías. Me deleité mirando “Toy Story 4”
Buddy, el muñeco vaquero, nos muestra el hermoso valor de la lealtad hacia su niño, pero también devela ese apego que a veces sentimos hacia personas o situaciones. La historia de la película nos enseñanzas cómo a veces nos aferramos a lo que ya debe cambiar. El final de la cinta de animación, toda una lección. Y esa frase que le dijo Buzz Light Year, me resonó profundamente: “Sigue tu Voz Interior”
Él la siguió y decidió cambiar para vivir una aventura más vibrante.
Cuando oímos lo que nos dice ese Ser Interior, generalmente vamos hacia una nueva aventura en nuestra vida, y acometerla, resulta en algo positivo.
Estos días de reflexionar, en conjunto e individualmente, haz el ejercicio de sentir dentro de ti, qué quieres hacer con tu vida en el aspecto que consideres. Entra en el silencio y escucha esa Voz Interior. Estas situaciones límites como las que vivimos ahora con la Pandemia, son las que nos llevan a las grandes transformaciones. Echa mano de lo que te diga la que hay en ti.
Puede ser una oportunidad de oro en tu vida.

Un comentario en ““La Voz Interior: Esa guía que el ruido exterior no nos deja escuchar”

  1. Excelente oportunidad para eso, escuchar su voz interior. Tiempo para conversar con uno mismo y sobre todo para urgar en la esencia de uno mismo, seguro de que en cada oportunidad que se haga, será un recargar de energías positivas.
    Por ejemplo, de niño y adolescente solía hacer la parada de mano y hasta caminar por mi barrio de manos. Mucha gente no me recuerda por otra cosa, sino por eso y me lo dice. Eso me llena de satisfacción.
    En estos días estaba enseñando a mi nieto y a una sobrina a hacer la parada de mano y éste acto me lleno de satisfaccion. Algo pequeño, pero que a mí me satisface.
    Lo mismo me ocurre con el cuatro. Toco unas 10 canciones, no del todo bien, pero me permite cantar y contactar con mi mundo interior.
    Excelente reflexión brima,
    Saludos y que estés bien 🤗 🤗

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s